DEDICATORIA

Esta página quiero dedicársela a mi marido que, sin gustarle los pájaros, nos aguanta todos los días, a ellos y a mi.

En mi enfermedad y tratamiento, ha sido el que ha estado al pie del cañón, pendiente de que no les faltara la comida o el agua. Desde aquí quiero agradecerle su cariño, apoyo y comprensión en unos momentos muy difíciles para mí, sin su ayuda no hubiera conseguido salir adelante y menos mis pequeños amigos.

Y a mis hijos, por haberme dado los nietos que tengo, son el motor de mi vida y sin ellos no creo hubiera podido superar el largo trance por el que he pasado, han sido mi mejor medicina. Cuando desfallecía me acordaba de ellos y encontraba nuevas fuerzas y motivos para seguir.

Y, en general, a todas aquellas personas que me han ayudado a llegar hasta aquí

13 de Junio de 2013


Volver